pop

La aplicación Pop Valet podría ser la solución de estacionamiento en París

Media hora te lleva buscar un lugar en París. Un poco molesto, usted ya sabe que va a llegar tarde a su cita. Empieza a considerar la posibilidad de pagar por una mano para un estacionamiento efectivo. Todavía debe encontrarlo. ¿Y si usted hace una oferta a algún aparcacoches? Hace clic en el teléfono, y un "ayudante" llega, en moto y camiseta amarilla. Y listo, le encarga a él su problema.

Un aparcacoches a solicitud, esto es lo que propone la aplicación Pop Valet, iniciada a finales de agosto por tres parisinos. El principio es simple: ellos estacionan por usted su coche, y se lo devuelven en el lugar deseado en el momento adecuado, todo con algunos clics. Por el momento, el servicio empieza a paso lento. Se han contratado a tres asistentes en CDI, y un cuarto va a unirse a nosotros en unos pocos días, y podrán aumentar a 10 de aquí a final de año", indica Alexandre Poisson, uno de los fundadores. Pop Valet ya se encargó de 70 clientes, y cuenta con 600 inscritos.

"Respondemos a una necesidad real"

El equipo de Pop Valet estudió bien el mercado y se basó en un concepto inspirado en los Estados Unidos. Allí, desde hace un año, dos empresas de nueva creación, Zirx y Luxe se reparten el país. "Respondemos a una necesidad real", indica Alexandre, respecto al caso parisino. "Aquí, la inmensa mayoría de los estacionamientos son subterráneos. Cuando se está en automóvil, hay que encontrar un puesto, aveces bajar tres o cuatro pisos para estacionarse, encontrar la salida, y caminar... Porque es raro que se tenga la cita en el edificio del estacionamiento.

Se pierden por lo menos unos quince minutos. "Pop Valet se desempeña en el nicho de la celeridad, y ofrece un "precio justo": por el cuidado del vehículo se cobra 5 euros, y 3 euros por hora en sus estacionamientos. Precios más o menos alineados con respecto a los estacionamientos existentes, a diferencia de que la tarificación se realiza al minuto y el día es techado a 20 euros (contra 40 para los estacionamientos).

Por ahora, Pop Valet sólo funciona en el distrito 8, un área de prueba. Pero se espera que el servicio se amplíe rápidamente: "Vamos a abrir hasta más tarde (Pop Valet funciona por el momento desde las 8am hasta las 8pm) y extendernos a otras áreas, distritos de negocios, de compras, pero también estaciones de tren o espacios de viaje", enumera Alexandre Poisson. De aquí a septiembre de 2016, de 50 a 100 ayudantes podrían ser contratados. El proyecto, luego, es invertir en otras ciudades, saturadas y congestionadas. Y hay mucho por hacer: Lyon, Marsella, Niza, o Londres, Bruselas, o Madrid son objetivos ideales.

Concretamente, ¿cómo funciona?

El usuario debe inscribirse en Pop Valet. Cuando se abre la aplicación, aparece un mapa, sobre el cual puede indicar el lugar exacto en que desea que se encarguen de su automóvil. El aparcacoches lo recuperará, y lo conducirá a un estacionamiento cubierto. El mismo procedimiento se cumple para recuperar su vehículo: basta con dar un clic sobre el mapa, allí donde se quiere que sea devuelto. Lo que es hecho en menos de 10 minutos. Los vehículos y conductores están cubiertos por un seguro.

El vehículo es aparcado en un estacionamiento seguro y vigilado. Y si el servicio dispone de espacios de estacionamiento, es que dos de sus fundadores crearon hace tres años a Parkadom, un sitio de reparto de aparcamientos entre particulares que luchan por estacionarse y aquellos que no utilizan sus espacios. La empresa tiene hoy 15.000 usuarios, y 7.000 plazas de estacionamiento, algunas de las cuales no son utilizadas. Son los sitios que son empleados y subalquilados.

Fuente: metronews.fr

Imagen: leparisien.fr