descarga

Un abuelo abordó a los policías con una pistola.

Después de una noche de negociaciones con la policía, un octogenario residente de Maraussan (Hérault), cerca de Béziers finalmente se entregó el viernes. La noche anterior, había disparado un rifle de caza, mientras que los dos policías llegaron a tocar la puerta. El caso fue anudado el día jueves, cuando el hombre de 88 años dijo que su vehículo fue robado, según Midi-Libre.

El octogenario, conocido en el barrio y descrito como alguien "tranquilo", que "no le hace daño ni a una mosca", habría sentido mucho miedo de las consecuencias de ese robo. Su vehículo fue encontrado quemado cerca de Maraussan. La policía confirmó que el propietario del vehículo nació en 1927. Preocupado por su salud, lo dejaron detenido en su domicilio.

 

Fuente: 20minutes.fr

Imagen: ladbible.com